viernes, 28 de agosto de 2009

Becariadas (II)

En una tarde cualquiera, en un periódico cualquiera, de un agosto cualquiera...

La inquisidora pregunta al redactor en prácticas...

- ¿Cómo llevas el reportaje que te encargué hace dos días?
- Bien, bien, contesta asintiendo con ahínco.
- ¿Cuántos testimonios tienes ya?
- Cuatro. Bueno, tres.
- ¡Pero te pedí 15 como mínimo!
- Ya, pero esto es una putada. No es tan fácil, ¿sabes?
- Sí, me hago una ligera idea. Pero no es un asunto espinoso ni demasiado privado...
- Es que hay que asaltar a la gente, ahí, a preguntarles... Y a mí me da vergüenza.
- Pero es nuestro trabajo. También forma parte de nuestra profesión saber cómo preguntar y cómo convencer a la gente para que participe de tu proyecto informativo.
- Bah! Es dificilísimo.
- Bah! Estás hablando con una redactora de sucesos, que ha tenido que tratar de tú a tú más de un asunto muy espinoso...
- Ya, ya, asiente el redactor en prácticas pensando que se ha colado, mientras da un giro a la conversación para advertir: ¡Me voy a pasar una semana escribiendo de Leonard Cohen!, refiriéndose a la visita que el artista realiza a la ciudad próximamente.
- ¿Sí?
- Sí, me lo ha prometido el jefe de Cultura.
- Umm...., ¿y qué vas a contar?
- Pues no sé, escribiré de él.
- ¿Algo nuevo? ¿Algo que no se sepa? ¿O vas a escribir como cuando todos en casa nos ponemos a divagar sobre cuánto nos gusta el vecino del quinto? Si no es nuevo, quizá no sea publicable... No sé, es una opinión...
- Ya veré. Escribiré de él.

Prosigue la conversación alrededor de los diferentes aspectos del personaje, hasta que el redactor en práctias se para y pregunta:

- Por cierto, ¿tú sabes quién es Leonard Cohen?


En ese momento del día, te das cuenta de que ellos sólo ven en ti una inquisidora que pone caras raras al leer sus titulares, que pone cruces a las páginas de un papel lleno de cuadrículas que simulan páginas, que sólo sabe pensar en asuntos que puedan tener un titular vinculado con una sección local, absorbida por las historias mediocres de una miniciudad y sin vida más allá de las cuatro paredes del periódico.

Pero sí, sé quién es Leonard Cohen.

8 comentarios:

The Aloofness dijo...

Ofur con el becario, eso de escribir y enseñar debería de cobrarse doble. Si yo tuviera que escribir el material de enseñanza del centro además de enseñar a mis alumnos ya me habría estallado la yugular o la carótida...

Un beso muy grande y paz-ciencia

Antención! Palabra! INFIXOE

rentalhearts dijo...

veo que la relación con tus becarios está enriqueciendo mucho tu blog!

Cuando lo leo imagino lo que mis compañeros dirán de mi, por ello y en nuestra defensa, voy a escribir acerca de las maravillosas tareas que los redactores dais a un becario que no tiene ni idea de nada en sus primeros días de trabajo. Seguro que lo has vivido, lo ves como un reto, llegas y sientes como al poco tiempo confían en tí y te dejan la maravillosa función de narrar una etapa de la vuelta ciclista (siempres has odiado el ciclismo y te peleabas con tu hermano para que te pusiera 'friends' y quitara el Tour) o el partido del Real Madrid ante un equipo ecuatoriano que nadie conoce, y te aseguro que es emocionante, pero a veces no tienes ni idea de lo estresante que puede llegar a ser!!! por eso entender nuestras ganas e inseguridades! pero eso si, dale caña!! porque es la mejor forma de reaccionar y aprender, si no nos enfrentamos a ello nunca haremos un reportaje en condiciones, aunque la caguemos, porque algunas viejecitas dan mucho miedo y mi fuerza de convicción con desconocidos no es nada buena!

...dale un poco de tregua, 4 personas pueden ser un éxito...!!!

PD: - me alegro de que al final no decidierais "suicidaros". Pásate por rentalhearts!!!

- me alegró verte el otro día!

Alberto Tallón dijo...

¡Qué majo el becario! Todo un currante, y con un gran don para no ofender (en este caso a la jefa...). Me juego una mano a que llegará lejos (y no va con ironía, por desgracia).

Un saludo!

P.D: POr cierto, la palabra que me pide para verificación es: inept. Tendrá algo que ver...

I'm your Flanagan dijo...

Apuesto doble contra sencillo a que el becario no tiene ni idea de Cohen y sus circunstancias. Ya sabes la arrogancia de la juventud. La degradación de la estirpe (periodística, se entiende).

Rocío Mendoza dijo...

Hola Ana!
Hija mía... Tú eres becaria en un medio nacional y, como seas la mitad de lo que es tu hermana, no habrá color entre las cosas que cuento y tu personita. Efectivamente, nunca, nunca, le doy a un becario una información importante, difícil, tema del día, que requiera fuentes y manejo. Al menos, yo no. El reportaje del que hablamos, es el típical reportaje de prácticas. Además, no lo critico porque le resulte difícil. Sólo intento explicarle que esto no es fácil. Creo que es bueno que se vaya enterando pronto. En realidad, el post va de la imagen que vosotros a veces tenéis de nosotros. Al menos, la que este chico debe tener de mí. Y lo del otro día del titular... Eso quedará para las historias veraniegas de la historia de IDEAL. No sé qué se aprende en la facultad, pero a mentir no se debería.
A mí también me encantó verte en San Luis 25.
Espero verte triunfar muy pronto.

Y Ale, pa-ciencia, la mía.
Y Alberto... El chaval es ligero de lengua... Nada más. Saludos!
Y Flanagan, todos somos unos arrogantes, ya sabes, naturaleza humana.

Flanagan vs Narciso dijo...

Vale, pero no tienes ni idea de Leonard Cohen

Víctor dijo...

Lo mismo que cuentas, exactamente igual, lo he vivido yo en un sector distinto.

La duda que me asalta es si las nuevas generaciones son objetivamente peores, o si hemos sido nosotros quienes, con el paso de los años, hemos ido mejorando sin darnos cuenta. La evolución a lo largo del tiempo pasa fácilmente desapercibida.

¿Cómo éramos nosotros cuando empezamos? Recordamos que éramos muy buenos, pero es que así justamente se ven también los nuevos, como muy buenos; y pensábamos que los jefes eran a veces injustos con nosotros. Ahora bien, ¿cómo recuerdan nuestros mentores que éramos nosotros? ¿piensan que éramos muy buenos, y que fueron injustos alguna vez con nosotros?.. mira que lo dudo.

No tengo respuestas claras, sólo una sensación de que la rueda gira, gira, gira....¡qué mareo madre!

Norris dijo...

Nos creemos que el periodismo es importante.

Pero no es así.

Da igual.

Da lo mismo poner 15 testimonios reales que inventados.

Es así.

Y no es broma.