domingo, 17 de mayo de 2009

Relaciones tóxicas

Ya era mayorcita cuando lo conocí. Me creía madura. Pero mi cuelgue con él demostró que no me conocía lo más mínimo.

Comenzó como lo hacen todas las relaciones bonitas. Poquito a poco, con un tonteo que te pone guapa y te hace sonreír en una noche de fiesta.

Pero después de la primera vez, vinieron cientos. Y cuando me quise dar cuenta, me veía en un papel que nunca sospeché haber sido capaz de interpretar: el de la dama enloquecida que afirma sin pudor no poder vivir sin él.

En el fondo, aquella situación no me gustaba... Pero no sé de qué modo, se colaba en mi cuerpo y mi cerebro para anegar todos los rincones vacíos que nunca nadie había logrado saciar. A veces me paraba a pensar en mi frenetismo vital y me decía a mí misma: tengo que pensar en dejarlo ya... Pero siempre hacía lo que más me gusta de este mundo: dejarlo, sí, pero para otro día. Porque bien sabe Dios que me gustaba...

Y así, pasaron muchos años. Y aquello se volvió en mi contra. Ya no disfrutaba, ya me sentía una esclava. Una esclava sumisa que siempre respondía a su llamada.

Me tuve que ocultar por aquella relación maldita. Me hizo perder el tiempo y me sacó el dinero como el peor gigoló. Hasta, como diría Ruibal, por quererlo sin descanso fui una fuera de la ley.

Y quienes me quieren comenzaron a implorarme que lo dejara... A diario, mientras yo no podía dejar de pensar en él, tenía que oír frases de todo tipo:

- "Es demasiado estúpido para ti"

- "Te estás haciendo daño, mírate..."

- "Te ha robado la energía y no puedes pasar sin él..."

- "¿Por qué no vas a terapia a que te ayuden?"

Hoy, después de mucho pensarlo, sigo sin atreverme. Sé que lo dejaré. Pero está claro que hoy no podría. Quizá porque en mi interior no tenga valor para querer apartarlo de mi vida de una vez por todas. Pero sé que llegará el día, por sorpresa como todos, en el que encuentre la energía necesaria para hacerlo.

De hecho, en los diez minutos que he tardado en escribir esto me he fumado dos.

1 comentario:

Heina Blunm dijo...

Es genial! He entrado por relaciones tóxicas y luego he dado una vuelta por tu blog. Mucha profundidad y mucho aire fresco. Gracias por ello ¿puedo hacerme seguidora?