sábado, 28 de febrero de 2009

Modelos y errata

Me gustó su piel arrugada y tiznada a base de días sin labor al sol. Me gustó su sonrisa franca y unidental. Me gustó su expresión de niño malo con canas. Y le pedí un retrato. Se dejó. Yo me esmeré con la rapidez a la que obliga quien se presta espontáneo, pero receloso. Hay que disparar antes de que se arrepienta y pierda la expresión. Miré la pantallita de la digital y dije. "Sí, ya está". 

Pero cuando la descargué en el escritorio del ordenador y la vi en toda su dimensión: ¡Horror!
Error de base. 

Me acordé de la clase de Paco. Lección número 1: "Ojo con los fondos en los retratos, hay que procurar que el modelo no tenga nada detrás de la cabeza que estropee la escena. A no ser que sea a propósito, claro". 

¿Será posible? El maldito cuadro del bar salió de 'tocado' del modelo. 

¡Yo no vi el cuadro, no podía dejar de mirarle el diente!

Procuero que no me vuelva a pasar. Pero aquél personaje y su sonrisa no la voy a poder recuperar.

Qué frustrante es ser fotógrafo 'aprofesional'.  



miércoles, 25 de febrero de 2009

Criseando

C(u)ri(o)seando... se encuentran chollos. 
Éste, almuerzo gratis, en la carrera de la Virgen de Granada. 

Foto: Rocío Mendoza. Febrero de 2009. 

P.D.: Lo raro es que el bar se llame 'The punisher', el castigador... ¿?

martes, 24 de febrero de 2009

Mirar a los propios abismos es algo que poca gente practica para no ser consciente de lo que realmente es. Mirar hacia otro lado convierte la vida en algo más llevadero. 
Pero falaz. 

sábado, 21 de febrero de 2009

Carácter y mitos

Nuevo episodio, para seguir con la racha, de las personalidades por regiones. Y toca, otra vez, la granaína. Dicen que esta tierra es la cuna de la malafollá o sea, carácter agrio y arisco.

Pero, hete aquí la Mendo, que va a hacer eso que en géneros periodísticos se llama un 'reportajillo' dominguero.
Y me encuentro con Paquita, florista de Bib Rambla. Granaína hasta la médula.

Después de charlar un rato sobre el objeto del reportajillo concluyo: "Va ser que la tierra no lo es todo en el carácter".

Y es que después de aguantarme la tabarra durante media hora y dejarse hacer fotos, me regaló ésta de ahí abajo con una sonrisa.



Y los malagueños...

Además del habla, que defenderé a capa y espada allá donde vaya, hay una característica inconfundible en todos nosotros, los boquerones: somos la cuna de la EXAGERACIÓN

Maleni, también conocida como Mandatela, o sea, nuestra ínclita ministra de Fomento, o Ministerio de Desastres y Tormentos, es malagueña. Y qué duda cabe...

¿Pruebas? Pincha Aquí.  
¿Que quieres nieve? Pues a Siberia
Medias tintas, ni media. 

P.D.: Como también decimos los 'malaguitas', sabe como nadie liarse más que la pata de un romano

P.D.2: En la foto, otro de nuestros signos. El grito desafiante y chulesco al más puro estilo 'merdellón'.

viernes, 20 de febrero de 2009

Comprender 'lo granaíno'

No hace mucho me contaron un chiste que, la verdad, como decimos por aquí abajo, es pa 'descohonarse'..

El chiste:

"-¿Cómo se dice NO en granaíno?
- Sí, y una poooooolla"


(nótese la vocal prolongada y abierta en el acento de la ínclita palabra )


Conclusión:

Cuando un granaíno te diga SI, al loro con la coletilla. Puede ser NO.

P.D.: Los no granaínos (o adoptivo, como yo) no comprenderán lo que aquí se dice... 'una polla'... o sea, nada.

jueves, 19 de febrero de 2009

Échame la culpa...



...si te sientes mejor.

P.D.: Nunca comprendí por qué no le devolvió el hostión.

lunes, 16 de febrero de 2009

Vientos


"Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por ser bueno. Sólo podrás conocer la fuerza de un viento tratando de caminar contra él, no dejándote llevar". 

No sé quién es el autor...

Foto: Rocío Mendoza. Suelo de la plaza de Los Descubridores de Lisboa. 

domingo, 15 de febrero de 2009

'Me cachis'

Me pasé el sábado día 14 de febrero cantando esta de Tonino Carotone para alimentar definitivamente mi personaje de Mr. Scruch. De vuelta a la red, aunque con un día de retraso, he pensado en colgarla. Me disponía a ello cuando me he dado cuenta de que 'alguien' ha vuelto a pisarme la idea. Pero, a diferencia de otros pisotones anteriores, esta vez no me corto y ejecuto mi idea. Tarde, como siempre. Pero, a diferencia de otras ocasiones, esta vez tengo testigos de que no es un plagio. 

viernes, 13 de febrero de 2009

Búscala

Pensaba que se llegaba hasta ella a través de un camino, si cabe, espiritual. Y sé que hay quien la busca y nunca la encuentra.
Hasta que me topé con este cartel en una calle cualquiera del centro de Granada.

La fotografía que sirve


No es una escena de guerra. Aunque lo parezca. Es un agente de la policía norteamericana, armado, que se asegura de que una familia en la ruina ha desalojado una vivienda por no pagar su hipoteca. 

Es la ganadora del premio World Press 2008. Aquí, todos los ganadores en otras categorías.

La fotografía que sirve, la que muestra lo que otros no vemos, la que te enseña otro mundo que no es el tuyo y que te ayuda, a la vez, a comprenderlo y conocerlo... Ésa es la que que gusta de verdad. La que me cuenta. La que denuncia y abre la mirada para sacarnos de nuestro micromundo. Y sobre todo, para, aunque sea por un día, aniquilar nuestro maldito 'ombliguismo'. 


¡Viva María!


Para los estudiantes sin habilidades culinarias.
Para los trabajadores sin tiempo para cocinar.
Para los 'desastres' que no cuentan entre sus prioridades hacer la compra.
Para aquellos a quienes la soledad les desmotiva para esmerarse en el almuerzo.
Para los amantes de darse un capricho a la semana.
Para quienes viven en la urgencia.

¡VIVA MARÍA!

Está en la calle San Jerónimo de Granada. Una sonrisa y comida casera para llevar en un 'plis-plas! "Hasta la masa de la lasaña la hago yo", proclama.

Con el delicioso sabor de su cocina aún en la boca, escribo esta entrada para invitar a quien le apetezca. Lleva tres meses abierta, a dos pasos de la Catedral. Así que... ¡larga vida!

Y si vives cerquita, te la llevan a casa: el teléfono 627755856.


P.D.: Ya era hora de que colgase en este nuestro blog una entrada que fuese prácticamente práctica.

Quiso ser...

Desestructuraba las piezas del Tente destinadas a un barco para, en su cabezonería, diseñar casas

Se enredaba con los hilos de cobre por la noche hasta que, ¡eureka!, el circuito electrónico obedecía a sus interruptores caseros. 

Intoxicaba a la familia con aromas de aguarrás sobre una paleta que nadie entendía y que, realmente, nunca le obedeció. 

Aprendió a medir la luz con un fotómetro de selenio en una cámara de los años 70, con la que había que enfocar calculando la distancia a 'ojímetro', para someter a intensas sesiones fotográficas a todo lo que se movía. Y lo que no, también. 

Se escapaba por las tarde a casa de su amiga para verla estudiar piano y, de paso, que ella le ensañara. Todas las niñas lloraban porque no querían ir al conservatorio. Ella, porque no podía ir. De mayor, ya sólo pudo intentarlo...

Rogó hasta agotar los argumentos para enfundarse en un traje de flamenca y taconear en los saraos del colegio aquellas maravillosas coreografías infantiles. Finalmente, sólo consiguió que la dejaran ir de espectadora para luego aplicarlo a su modo en casa. Y casi sigue igual...

Cantaba hasta desgañitarse las coplas que oía por ahí cuando encontraba un momento de soledad en la terraza. Nadie la ha oído nunca.

Casi siempre insomne, torturaba la máquina de escribir (aún no había ordenador en casa) para describir, relatar, inventar y, siempre, soñar. 

Montába divertidos programas de radio en la cocina de casa con un radiocasete y un aparatoso instrumental para hacer efectos especiales.

Hasta puso una librería en el parque. Nunca vendería sus comics, pero, con ayuda de sus cómplices, los alquilaba a módicos precios (un duro la lectura completa del ejemplar) que luego invertía en chucherías. Era el mejor modo de no tener que pedir dinero a los padres. 

Quería ser demasiadas cosas. Y sus mayores le decían que podría ser lo que ella quisiera, pacientes con su 'veletismo' natural. 

Entonce, creció y se dio cuenta de que quiso ser tanto que ya era tarde para ser de verdad algo de lo que quiso ser.   

Por eso ahora creo que se dedica contar lo que hacen los demás

martes, 10 de febrero de 2009

El periodismo en 1932

Una compañera del periódico -entre lágrimas, no sé si de llorar o de reír- me ha pasado esta joya periodística que data de 1932. No tiene desperdicio. Así se publicaban los sucesos y así se trataba a la mujer. Empezando por el titular...


CONCEPCIÓN TIENE CELOS

"Ayer mañana, en un puesto del mercado de San Agustín, propiedad de Concepción López, en el que se hallaba comprando una agraciada joven, llamada Timotea García, y otra mujer, ocurrió un incidente, que pudo ser mayor si no intervienen pronto unos transeúntes.

Al marcharse Timotea del puesto, la otra mujer que allí había, le dijo: “Esa es la que camela a tu marido”... y no hizo falta más. Concepción perdió la vista, abandonó el puesto y adquirió más fuerzas. Salió tras de la muchacha y cuando le dio alcance, por toda explicación le echó mano al cuello apretando tanto que, a no ser por mediar algunos transeúntes, la deja con la lengua al aire libre.

Timotea, que tiene salero, les contó a los guardias número 19 y 42 lo ocurrido, y aunque la creía su contrincante en amor, le encargó antes de soltarla, que se guardara mucho de pasar otra vez por allí. Ella se presentó con la pareja en el puesto y, muy valiente, le dijo a la vendedora: “Para que vea, no me asusta pasar por su puesto; aquí me tiene y nos la vamos a llevar a usted”.

Y los guardias, subyugados por la belleza de la joven, presentaron a Concepción para extender la correspondiente denuncia".


Número 32 de IDEAL, página 4. Miércoles 15 de junio de 1932


Literal. Lo juro.

Madres

Si el periodismo puede ayudar a gente ignorada por la administración, por mucha ley que les ampare, es cuando me gusta formar parte de esta profesión. 

Espero que sirva de algo. 

lunes, 9 de febrero de 2009

Coplillas flamencas (III)

¿para qué me preguntas 
qué viento corre,            
siendo tú la veleta          
y yo la torre?                 
¡malhaya sea la persona                 
que a mí me enseñó a querer,  
que estaba yo en mi sentío            
y ahora me encuentro sin él!" 


Eres como veleta, del disco Sacromonte. Enrique Morente. 

P.D.: Cuando solucione mis problemas técnicos, colgaré el audio. 

Bueno, ahora sí ya tenemos audio...



jueves, 5 de febrero de 2009

Palabras inmóviles

El proceloso mundo del teléfono móvil y todo lo que conlleva se merecería un blog en exclusiva. Pero un encontronazo con una de las utilidades de mi recién adquirido Nokia me ha golpeado la vista de tal modo que no podía dejar de estar en este espacio 'cansado'. 

No se trata de los 'píseles' de su cámara ni de sus carcasas de colores ni de sus posibilidades de conectividad ni de sus accesos directos ni de su tarjeta de memoria ni de las mil historias que nunca utilizo. No. 

Como buena impaciente, nunca me leo las instrucciones de un cacharro recién adquirido. Yo soy del descubrimiento a base de toqueteo, de aprender el manejo manejando... Y en esas andaba, mirándole las tripitas al pequeño espía, cuando llegué a la sección "mensajes". 

Para facilitarte la vida, el móvil trae incoporadas unas plantillas con frases recurrentes. Las puedes utilizar y valen para cualquier situación. Frases repetidas hasta la saciedad que, la verdad, para qué vas a andar escribiendo mil veces. Son del tipo: "Llego tarde. Estaré ahí a las..." "Estoy en una reunión. Llámame mas tarde". "Nos vemos en..." y así un largo etcétera de sms de lo más práctico. 

Pero al final de la lista de plantillas encontré una que me agotó el ojo para todo el día. Es: "Y yo también". 

Para expresiones de amor (o lo que sea) tales como "la cama está fría y la almohada me huele a ti, te echo de menos..."; "hoy me ha vuelto a salir lentejas para dos pero no estás... necesito verte"; "hoy estoy muy contenta y te quiero" o un sencillo "te tengo unas ganas que... ummm..." siempre habrá una respuesta automática y fácil, facilitada por su diseñador de Nokia, que atienda a sus necesidades de respuesta de forma inmediata, sin ni tan siquiera tener que molestarse en teclearlas, que versan candorosas y cálidas: "Y yo también". 

Podría servir para otras situaciones, pensé. Pero después de darle vueltas un buen rato, no me cuadran. "¿Te tomas una cañas conmigo? Y yo también". No. "¿Qué haces esta noche? Y yo también". No. "¿No te he podido contestar la llamada, era algo importante? Y yo también" No. "Gracias por la velada. Besos. Y yo también". Menos. 

Es una respuesta predeterminada para expresiones del sentimiento. Automatismos que de tanto repetirlos ya no dicen nada. 

Y cuando la previsión, el automatismo, la frialdad, la rutina, la corrección y, por qué no, la cordura entran por la puerta, la emoción salta por la ventana. 

Y el amor, ni te digo.

P.D.: Conclusión: menos sms y más boca a boca. 

martes, 3 de febrero de 2009

Influenziada

Sólo conozco a un único señor que consiga retenerme en la cama un día entero.

lunes, 2 de febrero de 2009

Juego de llaves

No hay nada más contradictorio que una llave. Tanto abre como cierra. Dicen que la llave de la inteligencia es la duda. Será porque abre la mirada a miles de posibilidades y, a la vez, te encierra en la incertidumbre ante la elección.   


Foto: Rocío Mendoza. Madrid. Diciembre de 2008.