martes, 27 de enero de 2009

Gafas de ocultación

Hoy me han hecho recordar una serie de frases dirigidas hacia mi persona que recopilo mal y pronto aquí.



- Me gusta cómo me miras.
- Transmites buena energía con esos ojos.
- Me gustan tus ojos cuando sonríes.
- Oye, ¿por qué has llorado?
- ¡Amparo! ¿Tú te has fumado un porro hoy o qué?
- ¿Que? ¿Anoche juerga, verdad?
- ¿Estás enferma?
- Hoy traes el día torcido, ¿qué te pasa?
- No me mires así que me asustas, por favor.
- No me mires así... ¿o quieres que te mire yo igual?
- Tienes ojos de buena persona.
- Uy! ¿Y ese brillito en los ojos? Cuenta, cuenta...


Y un largo etc.


Recopilando frases, me doy cuenta de lo vulnerable que te hace ser transparente en la expresión de la cara ante los demás, cuando tú ni siquiera eres consciente de ello.


Recopilando estas frases, me viene a la mente la mejor. La de mi madre. Una que no se cansa de repetirme: "Chiqui, por favor, hazme caso. No te quites las gafas de sol".


Pensaba que lo decía por mi salud, para proteger los ojos de los temidos rayos UVA.

Ahora entiendo a qué se refiere, en realidad, su ruego.

6 comentarios:

Bomarzo dijo...

Esas madres

fmop dijo...

Esos ojos (¿vidrieras del alma?)

xhaju dijo...

Lo de ojos de buena persona.... no te lo diría alguien de Corea, verdad?

Rocío Mendoza dijo...

Xhaju, no era del Albaicín... ¿por?

xhaju dijo...

Me ocurrió que lo de "ojos de buena persona" me lo dijeron en un mismo dia dos coreanas. Pensé que tenía algo que ver con la cultura.

Rocío Mendoza dijo...

Que curioso de lo las coreanas... Quizá si que tenga algo que ver con la cultura... Pero ya te digo, en mi caso, eran granaínos.