viernes, 30 de enero de 2009

Mi oscuro objeto de deseo

En tiempos de crisis, sé que no es lo más correcto sentir un deseo tan intenso como el que siento yo ahora. Después de mucho tiempo intentando quitármelo de la cabeza, he caído en el error de volver a verlo. Y ha vuelto a despertar en mí los instintos más irracionales. 

Soy consciente de que es tiempo de otras cosas… De reflexión, de contención… Pero, si soy honesta conmigo misma, no puedo evitar quererlo.

Lo veo y me parece perfecto. Sus formas, su manera de ver las cosas, de captar lo que yo tengo en el pensamiento…  ¡Hasta su tacto y su peso!

Cómo no, una visita casual a una web volvió a recordármelo. Y, en realidad, no sólo porque lo vi. Lo he visto en fotos y en directo más de mil veces. El verdadero motivo de mi recaída es que he podido ver las cosas que es capaz de hacer. ¡Vale tanto! 

Precisamente por eso, sé que no está a mi alcance. Suele pasarme con maravillas como ESTA.

7 comentarios:

ozeico dijo...

Siento decirte que no comparto tus gustos. Aunque mi "niña" sea una 400D, estoy enamorado de la 5d mark II. Sé que es un amor imposible.... su precio me lo dice y más para una afición. Si fuera trabajo, ya la tendría, jajaja. Lo siento, con esa me desprendería hasta del flash. Mira que ISO´s, mira que Megapíxeles, qué lineas.... calla calla, que me entran ganas de... de... de pedirme una, jajaja.

http://www.canon.es/For_Home/Product_Finder/Cameras/Digital_SLR/EOS_5D_Mark_II/index.asp

Los viajes que no hice dijo...

Pues mira, Rocío. Yo me compré la Canon 450d, porque la d90 de Nikon se me iba y me han bajado el sueldo 300 euros. Y ahora me digo... Y qué más da. Con las ganas que le tenía...

Tú sabrás cómo está tu economía, pero... ¿cuántas veces en tu vida te has dado un capricho así?

Rocío Mendoza dijo...

Ozeico,tú eres canónico y yo nikonista. Me quedo con mi amor platónico. Cueste lo que cueste!
Y contestando a la extremeña... La verdad es que nunca me he dado un capricho en mi vida así... Teniendo en cuenta que me vendría muy bien para mi trabajo, pues tampoco sería tanto capricho... Me lo pensaré, me lo pensaré... A ver si paso del 'platonismo' a la 'relación intensa y fructífera'. Jajajajaj!

Los viajes que no hice dijo...

Mira, cariño. Yo no me lo pensé. Si me lo pienso, no me gasto mil euros en una cámara que no sé usar (porque la compré hace dos semanas y voy por la lectura del manual). Lo mío fue una compra compulsiva a lo bestia en plan: mira, tía, estás trabajando, cobras lo que cobras, qué se le va a hacer, y a ver si nunca jamás en la vida te vas a dar un capricho caro por el miedo a quedarte en paro (¡soy periodista! ¡han sido muchas veces!), por el miedo a no tener ahorros... Ahora tienes dinero, ¿no? pues hala. Que si te quedas en paro, aprenderás a hacer mejores fotos porque tendrás más tiempo para practicar.

Y me han bajado el sueldo y no me arrepiento, aunque la tengo que pagar en tres veces y voy a estar tres meses tiritando...

¿Por qué? Pues porque ahora sólo pienso en hacer bonitas y buenas fotos...

Y eso de usarla para el trabajo, no. Ni de coña. Si la usas para el trabajo, que te la pague tu empresa. A no ser que seas autónoma, claro. Que entonces te desgrava y no tienes excusa...

He dicho.

(Y te hablo así con confianza porque casi nunca me da tiempo a comentar, pero te leo tós los días que publicas).

Rocío Mendoza dijo...

Oye niña! Que me voy pa la tienda que tienen una oferta muy buena de financiación! Di que sí... Mañana dios dirá y si no, que más da... Y lo del trabajo, es verdad. Mi problema es que confundo trabajo con vida...
Un abrazo.
Gracias por leerme (¡!) Y...
bonito blog! Te seguiré.

Los viajes que no hice dijo...

¿Ves? Además, mientras más tardes, menos disparos tienes en los dedos. Yo empezaré este fin de semana. Lloverá, pero le haré fotos a la mesa y a las plumas (estilográficas)...

Manda foto, manda foto de tu adquisición...

Feroz dijo...

te está diciendo:

-Rociooooooo, llévame a caaaaaasa