martes, 30 de diciembre de 2008

Tan joven y tan viejo

“¡¡¡Yo soy pequeña aún!!!”, grito a campanilla batiente cada vez que alguien, llamémosle Ruiz, insiste con sorna en recordarme: Mendoza, tú ya no eres joven”. Siempre lo hace con su sarcasmo fino cuando en nuestras conversaciones se cuela algún tema indeseable del tipo… ¿hijos? ¿descuentos y beneficios sociales? ¿formas de ocio? ¿ropa? ¿inquietudes? ¿salud? ¿matrimonio? ¿patrimonio?



En público, siempre reniego. “Yo sí soy joven“, insisto. En privado, como en este espacio, hoy quiero confesar, como diría La Pantoja, que empiezo a notar los signos del envejecimiento.


Pero no como las petardas adictas al retinol de los anuncios. No. Ni el rollito, ni la patita (de gallo) y mucho menos las canas me preocupan los suficiente. Tampoco lo noto, que también, en que cada vez tengo menos memoria, ése gran don de los tontos que le llaman... No se trata, ni siquiera, del dolor de rodillas cuando la emprendo escaleras arriba. Ni de que cada vez tardo más en recuperarme de una resaca. No.


Los signos de mi edad me asaltaron en mitad de una noche absorta haciendo repaso de un día cualquiera.


A saber:


Soy capaz de cantar de carrerilla más canciones de M80 que de Los Cuarenta Principales. Y mira que me sé canciones! Aún tengo discos de vinilo, disfruto mirando las carátulas de los cedés y no voy con un ipod en el autobús porque prefiero reírme con el conductor y las abuelas de mi barrio.


Cuando la gente habla de las tramas de las series de moda, me doy cuenta de que ahora la tele me aburre y que a mí lo me enganchó fue René y la Resistance de Aló Aló o Canción Triste de Hill Street o Historias para no dormir. No sé de qué va Física y Química, a la doctora Grey no le pillo el punto, House es para mí un feo que no me atrae nada y ‘Amar en tiempos revueltos’ no me insinúa más que una copia burda del ‘Amar en tiempos de cólera’ de Márquez.


Mi generación no creció con el ‘reality’. No sé quienes son los que lloran en Fama y el día que en la tele de un bar vi a una mujer enana llorando dentro de una habitación, disfrazada con un traje de fiesta, pensé que se trataba de alguna peli siniestra. Pero no, era Gran Hermano.


Nosotros, que crecimos en Fraggel Rock, lo flipábamos con la Bola de Cristal. Esos sábados por la mañana, recién bañaditos, delante de la tele viendo a Kiko Veneno cantar disfrazado de Frankenstein… Hoy, creo que está de moda un niño japonés con cara de ‘espaventao’ (y voz doblada de algo peor) que se llama Nobita?


En cuanto a educación, la ESO me suena a chiste malo. Y COU no es para mí una mala pronunciación de vaca en inglés, como piensan muchos retoños ahora.


La Wii, esa consola minimalista hasta en el nombre, no me llama. Y aunque creo que esto no es del todo un signo de mi generación, creo que sí tiene que ver con que yo crecí dándole a los patines de cuatro ruedas (blancos, por supuesto) y al juego del denominado ‘elástico’.


En cuanto a las fotos, haciendo recuento, tengo más en negativo que en jpeg. Todavía!


Me gustan los bares chicos a los que puedes ir vestido como te dé la gana para tomar las copas que te dé la idem. Y aunque mi compi MV no se lo crea: ¡Nunca tuve un duro y nunca hice botellón! Lo que no quiere decir que no bebiera (de más) con 18 años. Por otro lado, está esa extraña obsesión por aparentar ser una modelo salida de una pasarela para perderte en un ingente local tipo la Mae West, que es lo que se lleva ahora… Me agoto de solo de pensarlo. Y hasta soy capaz de sentenciar una noche diciendo: “Este sábado me quedo en casa que tengo ganas de sofá, libro y mantita”.


Esos son los signos de mi edad. Al menos, los confesables en este espacio privado. Y creo que, en parte, la Ruiz lleva algo de razón.


Pero me gusta.


De Peter Pan ya hablamos otro día...




P.D.: Eso sí a aquella época le fallaba algo fundamental: ¡¡¡No había intenné!!!


P.D.2: Ya tocaba 'megapost' (je)

14 comentarios:

la tía winagre dijo...

si hubiera habío intenné hubiéramos visto aún menos tele!!!
pero hubiéramos escuchao aún más música...

la verdá es que cada época es especial por las circunstancias que conlleva.
y lo que hace que aquella fuese encantadora es, precisamente, la falta de móviles y de la red.

p.s. viva el BUP y el COU...jeje
y kiko y la bola y aló aló y los fraggel

Bomarzo dijo...

jejeje

MV dijo...

"Nunca tuve un duro y nunca hice botellón"...Ay Mendoza!! Que tú las copas te las tomarías en los bares, que era la demostración de tener dinero...jaja! Yo no cambio esas noches en la Merced por nada. Aquello sí que era una red social, 'face to face'. Lo demás, es cuestión de gustos. Yo tb hice COU, desayunaba con La Bola de Cristal y rompía los zapatos jugando al mate, al elástico, al poli-ladrón...Ahora me entran agujetas jugando a la wii, que no es más que una excusa pa juntarse y hacer el ganso.
Bueno, y lo de la tele...(ya sabes que 'la caja tonta' paga la mitad de nuestra hipoteca)... Es capaz de lo mejor y lo peor, pero para eso está el mando a distancia...
PD: Te reto a echar una partidita al elástico, ¡a ver esa juventud!!!

Feroz dijo...

A sus pies...

Rocío Mendoza dijo...

MV, tu crueldad no conoce límites. ¡¡¡¡Retarme a jugar al elástico a mi edad y en público!!! Perderé rendida ante tu saludable cuerpazo... pero: ¡¡¡ACEPTO!!! (ya sabes qué te va a traer el rey pelirrojo este año... vete preparando y búscate un sitio donde no nos vea naide hacer el ganso... ¡me parto!)

fmop dijo...

Hacer comparaciones contigo misma o con los demás es un ejercicio infructuoso. Si no lo haces te irá mejor. Quien envejece es aquel que ha vivido. Sólo la imagen de los muertos permanece inalterable. Y después está lo otro: reconocerte con una mirada infantil todo el tiempo. Es el mejor antiarrugas del corazón.

Verónica Carmona dijo...

Propongo mi terraza como el lugar del reto, a vista sólo de los pilotos de la Base aérea de Armilla.

;-)

Genial post Ro, como todos.

Iván dijo...

Desde México comparto el reto; y te mando un gran abrazo, deseo que el 2009 venga lleno de éxitos y muchas palabras que plasmar en tu blog.

Espero que los 3 Reyes te traigan amor, paz y felicidad.

Un beso desde México.

Rocío Mendoza dijo...

Hecho, Vero. Apúntatelo.

P.D.: ¿pilotos de la base aérea? ejem...

Rocío Mendoza dijo...

Otro gran abrazo para ti Iván, tan grande como para que cruce el gran charcho.
Feliz 2009!

María Ruiz dijo...

Como más vale tqarde que nunca, uso mi turno de alegaciones por tus menciones. Estudié BUP y COU, aunque soy MUCHO más joven que tú. Me eché abajo las rodillas patinando, aunque mis patines eran de zapatilla, no de bota, y azules. Hice botellón y fui a bares, aunque no tenía un duro. Siempre fui un poco borracha. Te reto al elástino, a la cuerda y a la rayuela si hace falta. También a la wii, que los bolos no se me dan nada mal.
Yo vi barrio sésamo y la bola de cristal, aprendí a odiar la sopa con mafalda y mi heroe favorito es super coco pero te conté que la enana disfrazada era de Gran Hermano y paso la sobremesa viendo bailar a los de fama. me pierdo con los faceboock estos pero me engancho a un blog. en fin.
así somos, que se le va a hacer. Hay que estar contentos con las velas de la tarta. lo triste es no cumplirlos, ¿no? Ya sabes, el mío está cerca. Yo pienso celebrarlo, aunque no sepa como. ¿Te apuntas? bsos

naufragana dijo...

eso tiene un nombre: viejoven!!

Feroz dijo...

juas juas juas !!!
¡"viejoven"!

The Aloofness dijo...

Si que estamos viejos sí, aunque a tí se te nota una poca más gracias a esos ecos casi progres que se escapan del megapost... rosiito, que estas hecha una nena.

tú y yo sabemos que aunque hubiéramos nacido hace 15 años, seguiríamos sin saber quienes son la enana esa de la que hablas, ni el resto de la trupe telebasuresca. seguramente habríamos tenido, gracias a internet, la posibilidad de desarrollarnos mucho mejor leyendo blogs, prensa y compartiendo informaciones digitales que viendo la bola que a todo el mundo le mola con su kiko y el veneno...

creo que voy a retomar el blog que tengo olvidao desde hace meses