lunes, 24 de noviembre de 2008

Monstruos y palabras

Llego tarde. Como habitualmente. Pero no quería dejar de participar en la inciativa. La pornografía infantil es el tema.
Yo, que me dedico a contarle a la gente lo que pueden llegar a hacer las personas cuando sacan lo peor de sí mismas... O sea, yo que soy redactor de sucesos y tribunales en un periódico local, he tenido la triste oportunidad de verle la cara a más de uno de esos.

Los he visto en cuerpos y almas de profesores, ilustres funcionarios, adolescentes estúpidos, perfectos maridos e hijos intachablemente estudiosos. La maldad humana no conoce de condición.

Por supuesto, también he oído atrocidades de sus bocas sucias. Pero me quedo con una entre todas para dejar claro, desde esta humilde plataforma, la monstruosidad de esos cerebros malditos. Dijo: "Si no los viera en fotos y vídeos en el ordenador, los violaría en la calle".

Como si para que él lo viese no hubiese tenido que hacerlo otro.

No se me ocurrió otra cosa que contar para provocar la más enérgica repulsa.


3 comentarios:

Feroz dijo...

Es que no estás hablando de un gusto sexual, o de una parafilia, estas hablando de un delito. Supongo (de eso sabes tú mas que yo) que el que llega a esos extremos, le importa una mierda que sea delito, y no se para a pensar en las consecuancias legales. Se baja el vídeo, y punto. O graba el vídeo, y lo cuelga.
Nunca compré un disco pirata. Jamás. Es igual que grabar una peli a escondidas en el cine.
Nunca compré un artículo robado. Es igual que arrancarle las etiquetas en el probador de el corte inglés, o reventar la luna de un coche.
Si una canción que me bajo me gusta, me compro el disco.
No es tan complicado entenderlo.
Es delito, punto.

No es sexo, es cagarse en la vida de un niño.

Por otro lado, recuerdo una vez que , buscando porno, encontré un vídeo de una niña que era claramente menor, y se lo mandé por correo a la guardia civil. Ignoro qué hizo con la información. Pero, llámame mal pensado, pero no confío demasiado en que tengan tiempo/medios/ganas para actuar en estos casos con la suficiente eficacia.

Víctor dijo...

Yo lo que no entiendo es por qué no encierran a esa gente de por vida. Aunque sea verdad que no pueden evitar esa conducta, o precisamente por eso. La solución es bastante simple, para no verla hay que hacer un verdadero esfuerzo para no mirar.

Alfa79 dijo...

No Rocío, nunca es tarde.

La contundencia y explicación de esta entrada lo dice todo. Cualquiera puede ser un energúmeno. Cualquiera puede encubrirse entre bambalinas, entre panfletos y profesiones de prestigio; entre circunstancias execrables.

Eres una mujer valiente.
Te felicito por unirte a esta iniciativa. Espero que siga siendo un motivo de protesta constante y sonante.

Salud. Alfa79