domingo, 26 de octubre de 2008

Sexy money y la fidelidad

Ella sabía que su marido le engañaba. Pero pensó que era menos grave de lo que imaginaba. A lo sumo, había encontrado algo de carmín en su camisa o un aroma impregnado en la piel que no era el suyo.

Cuando puso sus cuernos sobre la mesa, tuvo la certeza de que así era. Y lo asumió por puro materialismo: no estaba dispuesta a renunciar a su estatus social. Menos aún, a perder todo el dinero que tenía gracias a su matrimonio y a verse expuesta al escándalo social.

Convencida en su decisión, aceptó que su marido sobaba a otra mujer a la que decía querer, convencida que era sólo sexo.

Hasta que un día cometió el error de preguntarle dónde había estado.
-¿Has estado con ella?, dijo con gesto de perro pekinés.
-Sí, pero sólo hemos hablado. Con ella puedo hablar, contestó compungido y suplicante de perdón.

Ella calló. Cerró el portátil con energía y salió de la cama arrastrando un largo y engorroso camisón no apto para la libido. No tardó en regresar. Y lo hizo bien armada de argumentos: le pegó un tiro.


La escena pertenece a la serie de televisión Sexy Money. Pero, a pesar de la poca atención que presto a la tele, esta genialidad se me quedó grabada.

Sí. El sexo es importante. Ese tipo de fidelidad que podríamos denomiar carnal, también. Pero lo que realmente no soportó es ver cómo ya no era esa persona con la que su pareja tenía la alegría de compartir. Ya fueran sus dudas, sus certezas, su felicidad o su pena. En definitiva, su vida.

Cuando ya no le regalaba ni palabras ni gestos ni un pequeño detalle de esos que hablan por sí solo, es cuando supo que era una extraña. Ya no era esa persona a la que se echa de menos.

La protagonista de la serie aceptó que su marido hiciese con sus genitales lo que quisiese. Pero no soportó que hubiese encontrado a otra persona con la que hablar porque con ella ya no podía.

4 comentarios:

Flanagan relativo dijo...

No debemos perder de vista que el concepto de fidelidad no ha sido estable a lo largo del tiempo ni homogéneo entre distintas culturas. Al margen de que un tiro a tiempo puede ser una ayudita.

winagres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
winagres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manu dijo...

un sinnerman? ;)