viernes, 1 de agosto de 2008

Símbolos de estupidez



En una de esas tiendas que frecuento a deshora me topé con el folleto que reproduce la imagen de allá arriba. Anillos azules para distinguir a los solteros entre la multitud. Conclusión: La estupidez humana no tiene límites; la necesidad del hombre para etiquetarse, menos aún. Hasta el nombre suena a chiste: SINGELRINGEN

Supongo que 'el cerebro' que tuvo la brillante idea comercial supuso que la gente es de fácil clasificación. Intuyo que aplicaría una regla de tres sencilla: "Si llevas alianza de casado no estás en el mercado. Si no, siempre siembras la duda de si la tienes pero no la usas, la perdiste o sencillamente estás soltero. Y sembrar dudas no es efectivo. Pero si llevas un anillo azul, todos sabrán que eres solter@ y se tirarán a tu cuello". Deduzco yo que el objeto del objeto no es otro que entablar relaciones con otros semejantes... Ligar, vamos. Nada más hay que mirar la guisa de la moza del anuncio. (tenía que ser moza, por cierto...)

No sé si contó el padre de esta idea (si se puede calificar así) que la vida te enseña a cada paso que vivirla consiste en romper las reglas de tres.

5 comentarios:

winagres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fmop dijo...

Puede que algunas personas casadas también hagan uso de ese anillo.

Juan Antonio dijo...

El único anillo que de verdad me inspira nobles sentimientos es el de la Tetralogía wagneriana.

Desde luego este no puede ser más hortera.

Flanagan? dijo...

Der Ring des Nibelungen?

julio dijo...

Buen blog, si no veo el enlace de Paco Torres ni te conocería.

El tema es estupido y no llevo el anillo azul, a ver si estoy anticuado.

Felicidades