miércoles, 14 de mayo de 2008

Veo veo...

Mis amigos andan atareados con unas jornadas sobre blogs y medios. Ya está todo listo. Mañana jueves comienzan. Debatirán sobre cómo es la blogosfera española, oirán a personajes que son toda una referencia en el mundillo, sus claves para el éxito, sus recomendaciones, nuevos instrumentos, etc. Y en relación a los medios de comunicación. No hay medio digital que se precie sin blogs hoy día.

Y pensado en eso, me dio por pensar. Pero en otra cosa. Desde mi ignorancia, pienso en la ‘blogocosa’ y veo otras cosas.


Yo no veo líderes ni normas ni pautas. Ni las quiero. Yo veo a miles de personas que utilizan la red para expresar, para sorprender, para quejarse y contar, lamentarse y hacer reír. Pero nunca en soledad. Gente que necesita comunicar y sabe cómo hacerlo. También veo que casi todo el mundo tiene una opinión de casi todo y, por supuesto, no le gusta callársela. Prefiere compartir. Veo gente que hace descubrimientos y quiere que un otro desconocido disfrute de él, sin importarle quién es ni cuál es su película preferida ni qué aspecto tiene. Puro altruismo.

Veo gente con capacidad para agitar la conciencia y hacerte reflexionar sobre circunstancias nuevas, a veces banales y otras trascendentales… Siempre según quien las lea. Veo ríos de conocimiento en multitud de materias, veo información y veo entretenimiento… Veo gente que tiene cosas que contar y las expone para sus amigos, pero también para quien quiera serlo. Veo estupideces, llantos, euforias, poesía mediocre y obras de arte, talento para expresar, torpes intentos para describir y mentes que demuestran ser más brillantes que útiles. Veo creatividad y plagio. Grandezas y miserias. Rutinas y excentricidades. Veo a gente, a mucha gente… Bueno, corrijo: veo personas, muchas personas. Algo realmente fascinante.

Todo ello se resume en una única visión: una rebelión de un ejército de mentes creadoras que no necesitan el beneplácito de una editorial/medio/empresa para exponerse con exhibicionismo delicioso y descarado. Sin profesionalizar…

Cuando pienso en la blogosfera, como le llaman los que entienden, imagino un universo transparente, algo así como una ameba gigante repleta de mentes pensantes en continua ebullición. Un ente sin vértices que crece y sobrevive porque nadie le pone una etiqueta que la constriña. Veo libertad para la creación con el impulso imprescindible de la comunicación y la grandeza de compartir.

Siempre digo que internet es un invento del diablo. Pero la 'blogcosa' debe ser el contraataque divino.

8 comentarios:

APDA dijo...

Mira que lo haces bien, so petarda. Muy buena reflexión que linko de inmediato en el blog oficial de las BMC5, por cierto, taguea con la etiqueta BMC5 para que te linke Technorati y Google y luego te incorporemos a la biBLOGrafía. Ciao JFB

Anónimo dijo...

Vaya entrada magnífica que te has marcao, chiquilla. Víctor

Kialaya dijo...

Muy, muy interesante tu visión personal de la blogosfera. Gracias, todo un lujo el verlo así.

Phranet dijo...

"veo personas, muchas personas. Algo realmente fascinante."

Y todo un regalo encontrarse joyas como ésta entre tanta gente.

Una maruja en internet dijo...

Chiquilla, suscribo todo, todo.......hasta las comas :).

Rocío Mendoza dijo...

Ya he tagueao (¿?) pa que me linken (¿?), Barre. Habláis más raro que yo, que ya es decir... Y a los demás, gracias por compartir. Y Fran, tú si que eres una joya... que no un perla ;-)

Rocío Mendoza dijo...

¿Una maruja en internet? :-0
Qué honor!!!!! Y lo digo con ironía cero. Muy agradecida...

Flanagan no me rima dijo...

Si es verdad que hay mucho mal poeta y mucho talento a raudales.

Bien visto!