martes, 27 de mayo de 2008

Que maten al publicista (I)

Me acaba de dar un puñetazo un anuncio sobre un producto femenino para mantener las piernas sin vello.

El spot cuenta con una voz en off que grita: "¡Chicas! ¿Os imagináis un mundo perfecto para nosotras?" (por supuesto, con ese odioso tonito de felicidad y vitalidad estúpido)

No me imagino un mundo perfecto pensado sólo para tías (qué desperdicio, por dios!), pero tampoco me ha dado tiempo a pensar mucho cuando de repente ha aparecido en la tele la imagen de una jovenzuela (preciosa) en un coche descapotable (más precioso que ella) que cuenta con un accesorio en el salpicadero que (al parecer) es imprescindible para el género femenino y que sirve como ejemplo de lo que sería "un mundo diseñado para nosotras".

Se trata de una bandejita que sale del lugar donde estaría la radio con millones de colorines para maquillarse. Acto seguido, la pava del descapotable sonríe, se pinta los labios mirándose al retrovisor, con su accesorio de diseño en el coche en primer plano, y sigue la música del anuncio.

Sí señor, en el mundo perfecto de una mujer no podría faltar otra cosa más que ese maravilloso accesorio.

Lo más patético es que el producto que vende el anuncio resulta ser, a mi modo de ver, lo más masculino del mundo: una cuchilla de afeitar.

Como escarpias se me han puesto los pelos al ver el anuncio. (los de las piernas, también!)

No me queda otra que pedir públicamente que maten al publicista.

¿Me secunda alguien?

P.D.: Queda oficialmente inaugurada la serie de post sobre publicidad denigrante (excluyendo los chistes) para las mujeres. Tengo miles, iré dosificando.

2 comentarios:

El Gato dijo...

Con el rollete sexista se me ocurren varios anuncios cuyos creadores son cuanto menos, prescindibles en la pervivencia del género humano. Están esos de las compresas con tías vestidas de rojo y tías vestidas de blanco dando saltitos por el campo; los hay también muy desagradables acerca de pequeñas pérdidas de orina...; o todos los anuncios relacionados cn la blancura de la ropa y la higiene de los lavabos, que no alcanzo a entender porqué no los protagonizan los mismos machotes que salen los anuncios de la colonias de tío. Deben ser las ciegas leyes del mercado, que al ser ciegas, no ven la tele. Pero con los tíos ocurre algo parecido. Tengo un amigo que vende el "jes-extender" y dice que cada vez que sale la pelirroja diciendo eso de "a mí me gustan bien armados" son treinta solicitudes inmediatas. Sin embargo a mí, los que más gracias me hacen son los de maquillaje en los que sale un pimollo con un rotulo de "el maquillador que vio una pélicula del productor de Titanic", que a saber en qué facultad de esfoliaciónes ha estudiado y cuántos diplomas de masters de brillo labios y posgrados en sombras de ojos tiene colgados en su peluquería-esteticién (no se ni como se escribe) de su barrio...

Rocío Mendoza dijo...

Posgrado en sombra de ojos en la facultad de exfoliacioes...????
Me parto de la risa.... ajajajjajaa