miércoles, 9 de abril de 2008

Violencia con etiquetas

El lenguaje que a veces utilizan las agencias de noticias es tan calcado al idioma que han creado las administraciones, políticos, policías o jueces que a veces es difícil descifrar qué quieren decir con lo que escriben. Hay muchos ejemplos (miles) que si la paciencia me lo permite iré recopilando.

La última grandeza del idioma que me encontré ayer me ha dejado un poco patidifusa. Informaban los compañeros sobre un informe realizado por el Instituto Andaluz de la Mujer sobre su actividad. Y el terreno es pantanoso. La tragedia que viven miles de mujeres en este país estando sometidas a la violencia -física y psíquica- de sus parejas es un fenómeno que recibe muy diversas calificaciones: "violencia doméstica", "violencia de género", "violencia machista", "terrorismo doméstico", etc.

Estoy segura de que todas tienen matices, pero yo siempre dudo a la hora de elegir una y siempre tengo la sensación de estar equivocándome.

Para terminar de engordar mis lagunas, un texto de ayer de la agencia Efe decía: "Los casos de malos tratos a mujeres han disminuido un nosécuantos por ciento, pero los de violencia machista han aumentado otro nosécuantos por ciento".

¿Cuál es la diferencia? Yo no entiendo nada. Así lo dijo la responsable del informe y así se transcribió. Y no se explica en el texto, claro está.

Sin ánimo de criticar y sin que sirva de precedente. ¿Alguien lo entiende?

Estoy segura de que alguien me podrá sacar de la duda.



P.D.: Otra sin ánimo de criticar. Y con más dudas aún. Ayer, en un titular de la agencia Europa Press denominaron "individuo harapiento" a un hombre que fue hallado muerto en el campo y que resultó ser un enfermo mental perdido. ¿Está bien eso? Si nos atenemos a la literalidad, puede. Pero...

8 comentarios:

Flanagan proclama dijo...

No hay nada más peligroso y tramposo que la literalidad. Muerte a las grabadoras!

Anónimo dijo...

El vacuidad del lenguaje de los políticos en la ruedas de prensa (que recogen tal cual las agencias de prensa) me dejó de preocupar hace tiempo porque no tiene remedio. Salvo honrosas excepciones, los políticos empobrecen el lenguaje con sus declaraciones. (por cierto hace poco escuché a Pepiño Blanco que 'no iba a hacer ningún pronunciamiento más'). Pero hay algo que me preocupa un poco más y es que los periodistas nos traguemos literalmente las declaraciones de los políticos. Lo que apuntas sobre la diferencia que tú no encuentras entre violencia machista y maltrato a la mujer es muy interesante. Yo tampoco sé cuál es (si es que hay alguna). Lo malo es ningún periodista le preguntara a la responsable de turno que qué quería decir diferenciando entre una cosa y otra. Los periodistas nos estamos adocenando.

Rocío Mendoza dijo...

Una pena sí, adocenados estamos... El caso es que tenía la esperanza de leer hoy en el periódico en el que trabajo el artículo 'traducido', con explicaciones a la referida duda. Pero no, por desgracia, también ha sido transcrito tal cual. Creo intuir que se refiere a muertes con 'casos de violencia machista', pero tampoco lo aclara. Le daré una segunda lectura.
Decepcionante. A veces, lo somos.

francisco dijo...

Lo que nos ocurre es que estamos bajo la influencia de un modelo político que quiere imponer un pensamiento correcto y para ello necesitan nuevas reglas gramaticales. No entiendo las arrobas en mitad de un textos no los os/as. Y lo de la violencia me saca de quicio, lo reconozco. La violencia no tiene género, es violencia en un contexto y contra unas víctimas. Prefiero poner violencia en la pareja porque es ahí donde se da.

Ayer un hombre mató a la mujer con la que estaba casado y un hombre que era la actual pareja de ésta para terminar quitándose la vida. La presentadora del telediario dijo son 20 la mujeres víctimas de la violencia machista en lo que va de año. Al hombre no lo contó. ¿De qué fue víctima este hombre? ¿También de la violencia machista o no?

Tratan de imponer calificativos para dotar de mayor énfasis los acontecimientos y lo que hacen es pervertir el uso de lenguaje. En fin es un largo tema.

Rocío Mendoza dijo...

Muy buena la puntualización del suceso que comentas. Es cierto, no había caído en eso. El problema es que no es políticamente correcto hablar de los hombres como víctimas. Si lo haces vas directamente a la hoguera. Lo digo por experiencia.

francisco dijo...

Disculpa que insista en el tema. Hoy han vuelto a desarrollar la información de la muerte de esta mujer y del hombre no han hecho una sola mención, como si no hubiera muerto.

Mirón dijo...

Me has dado que pensar. He tenido que mirar el diccionario. Si Perez Reverte le echara encima el ojo algunos... Por cierto disculpas por el comentario anterio. Fue inadecuado. Lo siento

Rocío Mendoza dijo...

¿Tú crees que el diccionario te sacaría de la duda? Lo dudo, Mirón. No pasa nada por lo de los comentarios... Yo di pie. Por eso se eliminaron los dos, el tuyo y el mío.