sábado, 5 de abril de 2008

Ser sin estar

Es difícil tocar lo que deseas y resignarte a perderlo con la esperanza infantil de poder recuperarlo.
Es difícil imponer el orden donde nunca tuvo cabida.
Es difícil compartimentar el cerebro para ordenarle que te haga actuar de forma precisa y oportuna en cada momento.
Es difícil sentir y no saber expresar.
Es difícil estar loco y comprender.
Es difícil sonreir en la contrariedad.
Es difícil resignarse a los días sin sorpresa.
Es difícil correr sin meta.
Es difícil ser racional con un corazón caliente.
Es difícil caminar solo.
Es difícil dormir sin soñar.
Es difícil esperar, sin más.
Es difícil ser, pero nunca estar.
Es difícil.
Pero sólo las empresas difíciles me mueven a la total entrega.

7 comentarios:

María Ruiz dijo...

El problema de todo eso es que, por mucho empeño que se ponga a las grandes empresas, sigue siendo difícil. Cada día. Y a veces, solo a veces, ni merece la pena. Bsos

Rocío Mendoza dijo...

No, no merece la pena. Pero sí merece las ALEGRÍAS.

María Ruiz dijo...

"Es difícil dormir sin soñar.
Es difícil esperar, sin más.
Es difícil ser, pero nunca estar"
Me quedo con esas tres dificultades y añado otra: es difícil querer ser y que no te dejen, querer decir y contenerse ( y pongo decir, por no escribir otras cosas, je je).
Siempre nos quedará un bar para escuchar las 'alegrías'.

francisco dijo...

Quién si no lucha contra molinos de viento.

Mirón dijo...

Cuanta tristeza y melancolía destila este blog, inversamente proporcional al vistazo que merecen los cuerpos de algunas chicas. Viva el verano

Rocío Mendoza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mirón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.