viernes, 18 de abril de 2008

Ni p. gracia


La comidilla de estos días: En el nuevo Gobierno de Zapatero hay muchas mujeres. Para algunos, demasiadas.

El ilustre diario local de Granada, La Opinión, publica el chiste que acompaña a esta entrada del blog al hilo del debate nacional. Una viñeta que esconde la estupidez de algo que muchos piensan y pocos dicen.

A mí no me hace ni p. gracia.
Será que cada día tengo menos sentido del humor.
P.D.: Ojo al matiz "ciertos" ministerios...

18 comentarios:

Flanagana dijo...

Si es que este país es todavía mu pero que mu chungo

UnaExcusa dijo...

Pero luego lo oyes mucho, eso: "pero si no estáis discriminadas"...

missbego dijo...

Pues a mi me parece mas bonita que la existente. Ya era hora de introducir cambios estéticos en la política.
No se enfade usted, si es que algunos no dan para mas

francisco dijo...

A mí tampoco. Considero el humor una actividad intelectual, no una práctica zafia de hacerse el gracioso a costa de lo que sea. Y medir las cosas a bulto me parece una estupidez.

Isabel dijo...

Acabo de escuchar que en el nuevo gobierno andaluz también hay mayoría de mujeres en las consejerías, así que a los machistas, misóginos y demás, ¡les va a dar algo! Por lo menos tema para hacer sus chistecitos van a tener. Son penosos.

Anónimo dijo...

Ya sabes lo que se ha dicho de Chacón especialmente. Todo en su justa medida, pero es que hay quien no da para más y Berlusconis los tenemos en esta piel de toro a espuertas.

Anónimo dijo...

Por cierto, soy Bomarzo, aunque eso es lo de menos.

El Gato dijo...

A mí, particularmente, me hizo más gracia aquello de que a partir de ahora la cabra de la legión va a llevar rimel y pintalabios. Pero si llego a saber que todavía las mujeres están fijándose en esos detalles, me guardo mis risas para mí y aquí no ha pasado nada... ¿o es que nosotros no aguantamos el continuo bombardeo de emails feministas con el mejor sentido del humor? Reciprocidad.

Rocío Mendoza dijo...

Mira Gato, yo precisamente soy de las que se descojona de risa con chistes machistas y feministas. Pero esta viñeta, en un periódico, con el temita de la estética y demás... rezuma una 'malafollá'(como se dice aquí en Granada) que me crea rechazo.
Saludos!

Mariquilla Sinembargo dijo...

Personalmente el único que me ha hecho gracia ha sido el de "Zapateras prodigiosas".

Es normal que un hecho Histórico llame la atención. Llegará un día en el que no sea noticia ni motivo de asombro, chiste o demás el que haya más o menos mujeres en el gobierno, que éste o el otro sea o no gay o qué se yo.

Por otra parte también es normal que aquellos para quienes la progresía o la igualdad es sólo una pose reaccionen con la burla absurda y sin gracia cuando para su terror se materializa.

Y que otros (de su misma altura mental) les rían estas singraciadas.

A mi no me molestan (tienen demasiada poca altura como para hacerlo). Y como feminista, querido gato, te aseguro que tengo mucho sentido del humor pero no tantas razones para reírme como quisiera.

Un beso mendo

winagre dijo...

es la primera vez que entro en tu blog, y sólo lo he (h)ojeado. aún así te comento:
distingamos de una vez entre "humor" y "burla".

al primer grupo pertenece la ironía

al segundo grupo... bueno, al segundo grupo pertenece...su propio nombre lo dice, no?

al primer grupo prtenecen faemino y cansado,el roto,forges...

al segundo, casi todos los demás humoristas de este país,empezando por los morancos o cruz y raya.

a veces, el que se burla toma prestada la mejor de las cualidades que definen a un verdadero humorista: el ingenio. y claro, pasa lo que pasa...

estoy contigo. te seguiré visitando.

El Gato dijo...

Gracias por lo de la "altura mental", mariquilla, sobre todo por atreverte a juzgarme sin siquiera conocerme. Te podría decir que eso demuestra la tuya, pero caería en el mismo error que tú. Yo, a diferencia de ti no me etiqueto de ninguna manera, no me considero ni machista ni feminista, y tan malo me parece lo uno como lo otro. Creo simplemente que cualquiera de mis compañeras de trabajo es tan válida o más que yo, no por ser mujer, sino por la labor que desarrolla.
No creo que nadie haya considerado en la pasada legislatura que Narbona fuese una débil por ser mujer, y ahí tienes las pruebas cuando no le tembló el pulso para derogar trasvases o demoler edificios a pie de playa... Date una vuelta por Alicante y verás como nadie la tiene por meliflua. Y mis reticencias hacia Carmen Chacón no tienen que ver con el hecho de ser mujer, pero no es cuestión de extenderme en análisis políticos.
Tan sólo expresé una opinión acerca de lo bueno y saludable que es reírse de las cosas, incluso de si ZP ha elegido a muchas o pocas mujeres para su Olimpo. Al fin y al cabo, el humor gráfico es prueba de libertad de expresión y si te ríes bien, y si no, buscas otro humorista que te guste más o que sea más políticamente correcto. Pero censurar o autocensurar los temas que se pueden tratar en una viñeta me recuerda aquello Mahoma en centroeuropa o lo de la portada del Jueves... No hay nada sagrado. Ni Mahoma, ni la monarquía ni el colectivo femenino-feminista, del que por otra parte muchas mujeres abominan porque creen que no las representa; porque consideran que son algo más que mujeres, que por encima de ello son personas, con o sin sentido del humor, como es tu caso. Miau.

Mariquilla Sinembargo dijo...

Gato, lo de altura mental no iba por tí, así que guarda tus uñas para mejores causas. Siento que te hayas dado por aludido. La única respuesta directa a tu comentario ha sido lo del sentido del humor e insisto: ojalá hubiese más razones para reirse. Nada más, felino. No te mosquees.

Anónimo dijo...

Rocío, acabo de llegar a tu blog mientras buscaba en google una foto antigua del Lusitania, ya ves. Me gustan mucho los trenes, como a ti.

Ya que estoy, te dejo este comentario a tu última entrada. No te lo tomes mal, pero yo sí le veo la gracia al chiste. Me explico.

No conozco al dibujante, ni el periódico donde sale publicado, así que ignoro las intenciones de su autor. Sólo te digo lo que a mi me sugiere.

El chiste pone de manifiesto (denuncia) el uso degradante de la mujer que supone eso de hacer bandera de que "he puesto más ministras que ministros". No sé dónde está el mérito, cualquiera sabe que puedes encontrar gente capaz tanto entre hombres como mujeres. Si le parece a éste que ha hecho algo importante será porque tenía algún tipo de prejuicio previo, desde luego. Si yo tuviera que formar un equipo de trabajo seguramente saldrían más mujeres que hombres, de forma natural.

Y además, lo hace dejando bien claro que ha elegido a las mujeres por el hecho de serlo, y no por su capacidad demostrada (eso hace con la chica de 31 años; no tengo nada contra ella, pero ¿a qué hombre pondrían de ministro con los mismos antecedentes?).

Y el remate, para poner luego a las mujeres en los ministerios menos importantes (lo de "ciertos" ministerios), como diciendo que realmente no son tan buenas.

En fin, somos muchos hombres los que vivimos rodeados de mujeres capaces y comprobamos de primera mano la poca gracia que les hace todo esto de las "cuotas"

Creo que el chiste va por ahí.

Eso sí, el icono de la mujer embarazada pasando revista es de primera, espectacular. Es lo único que me ha gustado del gobierno.

Víctor.

Rocío Mendoza dijo...

Muchas gracias Víctor por tu perspectiva. Positifo, siempre positifo... Me gusta. ESpero que vuelvas por aquí. Un saludo.

Isabel dijo...

Yo también pensaba, cuando era joven e ilusa, que por méritos propios una persona podría alcanzar las metas que se propusiera, que lo de las cuotas era una ofensa a la mujer. Una vez explicó una exministra socialista que las cuotas sirven para que nos acostumbremos a ver mujeres en el poder. Me convenció. Es sabido, que a igualdad de méritos y capacidades, un hombre siempre ha disfrutado de ventaja sobre la mujer, así que es hora, de que le den alguna ventaja a la mujer, hasta que todo se normalice y que en un futuro no muy lejano no hagan falta cuotas, ni nada, solo demostrar lo que vales. No se trata de poner en un cargo a la primera mujer que pase por la puerta, sino de dar una oportunidad a aquellas que demuestran su valía. A ver si con el ejemplo, a las niñas de hoy en día, les da menos por querer salir en operación triunfo, y más por llegar a ser ministras.

Anónimo dijo...

Hola Isabel. Efectivamente, el argumento del ejemplo es válido, pero convendrás conmigo que se trata de un argumento débil; como "ejemplo" que es sólo constituye una imagen, no aporta nada (sólo muy indirectamente)al fondo del asunto.

En cualquier caso, el temita tiene su enjundia, no se puede tratar aquí con la profunidad que merece (es el típico tema de debate en esas tertulias de café de dos horas, de esas en las que dejas solucionados todos los problemas del mundo, ¡para que luego siga todo igual!).

Peter Parker dijo...

Buf, coincido con el gato. Es que ya no sabemos ni reirnos de nosotros mismos. Será lo que decís pero a mí no me parece más que un chiste y eso implica que no tiene por qué ser políticamente correcto. De eso se trata, de romper un poco el esquema de que por colocar mujeres al frente del Gobierno somos los más molones del mundo. Pues no, asumo con naturalidad que están igualmente capacitadas que los hombres y por eso acepto la broma.