lunes, 31 de marzo de 2008

La culpa fue del cha cha chá

Intento no escribir sobre temas de actualidad, opinar de ellos más bien, en este mi blog. La frase de mi compañero Santos (“¿A quién coño le importa lo que opinen una panda de chalados enganchados a internet?”, dixit) me horroriza, pero en el fondo está en unas de las máximas de este espacio, que, más que opinativo, intenta ser reflexivo de mi ‘actualidad’, que nada tiene que ver con la prensa. Bastante papelón tengo ya con Ideal.

Pero el tema Mari Luz me está retorciendo los higadillos. El pederasta que (por ahora presuntamente) la mató estaba suelto teniendo que cumplir una condena hacía dos años. Media España habla de eso en estos días. De haber funcionado el sistema, la niña onubense estaría viva. La Policía (y pude comprobarlo con pruebas publicables) decía que no le habían dado la orden nacional para detenerlo si lo encontraban. Es más, lo detuvieron dos veces por otros motivos y dos veces volvió a la calle.

Los jueces dijeron primero que ellos sí habían hecho lo correcto. Horas más tarde, cuando el fallo era flagrante, sólo llegaban a que "creían" que lo habían hecho bien. El CGPJ dice que va a investigar. Zapatero promete que depurará responsabilidades. La Fiscalía emite un comunicado diciendo que ellos tampoco tuvieron la culpa.

El juez, al día siguiente del escándalo, dijo que la culpa fue de una funcionaria que tenía que tramitar el papel y estuvo de baja cinco meses. Que él estaba “convencido” de que Santiago del Valle estaba en prisión. Y los funcionarios, levantan las armas como respuesta.

¿Se podrá ver mayor desfachatez que ésta? ¿Depende de una funcionaria en un macro sistema judicial se tome una baja el hecho de que un pederasta reincidente esté cumpliendo su condena en prisión para que no vuelva a violar y matar a otra niña como finalmente ha sucedido?

Como me renoció un día un gran cargo del engranaje de togas y salas de vistas, la Justicia es un circo.

Y al devenir de los acontecimientos me remito. Lo último en historias para no dormir: Hoy los diarios informan de la detención de varios pederastas que estaban en busca y captura. ¿Es para terminar de aniquilar nuestra tranquilidad? ¡Venga machotes! Ahora que ya han matado a una niña (y abusado de otras varias, que sepamos) vamos a repasar cómo está el listado de pederastas en libertad. ¡Y lo peor es que salen más!

El problema de este país (hablo del que conozco) es que nadie tiene la vergüenza torera de entonar el ‘mea culpa’ por muy grave que sea el caso. Y este lo es. Así nos va...


Al final, tendrá que salir en los medios de comunicación Jaime Urrutia para explicarnos a todos que ‘la culpa fue del cha cha chá’.

4 comentarios:

Antonio dijo...

Todo este tema tiene todo por lo que no vale la pena el ser humano. Lo que tu comentas, que eso en este pais es el pan nuestro de cada día, el propio asesinato, el pederasta, las presunciones que se pasan por las narices, los medios de comuniación que tiran cerillas para poder sacar en noticias como la gente tira piedras, la gente que tira piedras...

Pero resulta que no me quiero morir en esta vida sin cruzarme con el padre de la niña. Ese hombre debería ser presidente del planeta tierra.

Esa cordura es desconcertante, una lección de la que no se ha hablado nada en toda la mierda que rodea y que rodean a este tema.

Ese hombre me hace pensar que, a pesar de sus y los pesares, vale la pena ser una persona mejor..

Isabel dijo...

Ha tenido que morir una niña para que se abra un debate público sobre la poca importancia que tienen los delitos sexuales en nuestra sociedad, (como la mayoría van dirigidos a niños y mujeres…). El tema es muy complicado, cierto, pero habrá que afrontarlo. Estamos en la misma situación que cuando el marido de Ana Orantes, la quemó viva en su propia casa, hasta este momento no se impulsó la política para defender a las mujeres maltratadas en su hogar.

Mariquilla Sinembargo dijo...

Echaba de menos una reflexión tuya sobre este desgraciado asunto. Ella tenía 5 años pero los demás somos mayorcitos. ¿Y esa jueza que se niega a ir a la carcel a interrogar al presunto y obliga a que se lo lleven al juzgado pese al evidente riesgo de altercados? ¿Y ciertos programas exprimiendo el amarillismo? Qué locura
Besos

Rocío Mendoza dijo...

Qué locura mariquilla, qué locura. Lo del amarillismo de los medios, daría para un libro. Y sobre lo que dice Antonio, es cierto. A mí también me sorprende la actitud del padre. Yo hubiese perdido los nervios. Él da una lección de cordura desconcertante. Pero un 'pero': sí que se ha hablado de la actitud del padre. El otro día se explicó en la tele: "Yo no me puedo permitir el lujo de perder los nervios, por mi familia".
Es todo demasiado difícil.