jueves, 14 de febrero de 2008

Diminutivos, no gracias




El día de los enamorados no debería llamarse San Valentín, sino San Valiente.
Los diminutivos no tienen cabida en el amor.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Te apoyo Mendoza. Hay que ir a por todas. Las cosas a medias solo dejan insatisfechos...
Bess, MV

María Ruiz dijo...

Si hay que hacer algo, se hace. Nada de medias tintas. Nada de intentos cobasdes que luego se quedan en nada. En el amor, como en casi todas las cosas, hay que ser valiente. Toma ya!!!! te doy un buen consejo, que yo no lo uso, je je.

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

¿Exige el amor un gesto de valentía o un gesto de locura? El corazón es irracional y no admite heroicidades. Los valientes creen que van a ganar y el amor es derrota.

Rocío Mendoza dijo...

Francisco, tanto tu reflexión como la mía tienen cabida. Porque no existe un solo tipo de amor y cada uno requiere de una actitud. Hay tantos tipos de amor conocidos y, por suerte, tantos por conocer...

A mí me toca ser valiente y, María, creo que lo soy. A mi manera, pero lo soy.

María Ruiz dijo...

Nunca he dudado de tu valentía, Mendo. Dudo de la mía, como mucho. bsos

Flanagan aseteado dijo...

Feliz día de San Valiente.