martes, 8 de enero de 2008

La señorita Djinglay y el timo



Los redactores del periódico en el que trabajo firmamos con el correo electróncio todos nuestros artículos para que la gente comente nuestras informaciones, aporte puntos de vista, críticas, correcciones, agradecimientos y, por qué no, alguna noticia que otra. Pero el 'spam' sigue ganando la batalla a los lectores implicados en comentar las noticias.

Así que de vuelta de vacaciones (sí, el simulacro de felicidad de la Navidad ha terminado) dediqué un cuarto de hora de mi jornada laboral a darle al 'delete' sin parar. Directos a la papelera cientos de correos de remitentes extranjeros obsesionados con venderme viagra, ofrecerme pingües beneficios con trabajos delirantes e inexplicables y, sobre todo, ofertas para apostar en casinos virtuales...

Pero entre la mierda siempre se encuentra un diamante. Y éste que dejo aquí en cursiva brilló entre todo el 'spam' que invade el maldito correo electrónico del periódico. Esa redacción delicada, esa ortografía impecable, esa historia propia de una película de serie B para dormir en la sobremesa... La Señorita Djingaly me ha cautivado, lo confieso.

Aquí va:

Es para mí un placer y un honor de ponerse en contacto con usted.

Permita yo presentarme: soy Señorita Djingaly Graldine. Mi padre hacía un gran propietario de tierra antes de su muerte aquí a costa de marfil.

Después de explotación de una de esto en Kossou, tenemos de oro, que el gobierno tiene como desicion de comprar al premio de 1.800.000 euros (millones ochocien mil euro).

Esta suma fue en un banco del sitio en mi nombre o podré estar en posesión sólo cuando tendré 25 años porque actualmente tenga 19 años.

Mi padre fue muerte por su hermano que quería tener una parte de la venta del terreno.

También siendo menor, querría que usted me ayudara a trasladar esta suma sobre su cuenta y me ayudara a investirlo en su país. También ustedes serán el garantía de mis bienes. Después de la transferencia de los fondos sobre su cuenta vendré reunirles con el fin de perseguir mis estudios.

También soy buscada por mi tío porque lo quiere a mi vida a causa de mi herencia es necesario que este asunto guarde un carácter confidencial.

Saludos Sinceros.

Srt Djingaly Geraldine

Lo mejor de todo: ¡¡¡¡Saludos Sinceros!!!! ¿?¿?¿?
Si han leído el correo lacrimógeno, habrán llegado a la conclusión lógica: "¿Pero quién va a caer en ese timo?

Existen. Una vez escribí un artículo de cinco personas de Granada (abogados conocidos entre ellos) que estaban siendo procesados en los juzgados por contribuir con sus cuentas al blanqueo de dinero de mafias internacionales ofreciendo sus cuentas bancarias a cambio de un porcentaje de las transferencias.

Para fortuna del periodismo, la naturaleza humana nunca dejará de sorprendernos.

3 comentarios:

Nadym dijo...

Y el día que deje de sorprendernos probablemente se acabe el periodismo. Espero que por el pan de nuestros hijos (si es que alguna vez vienen) no suceda. Besos.

Paco dijo...

Por cierto, compi...

¿Por qué simulacro de felicidad? ¡¡NO me gustan los enfadados con el mundo!!

Rocío Mendoza dijo...

Lo del simulacro es un chiste ya antiguo Paco. ¿No te acuerdas del sms ese que fue uno de los más enviados por móvil hace unos años que decía: "El simulacro de felicidad se ha terminado, no se qué no se cuántos..." Yo no estoy enfadá con el mundo. Sólo soy un pelín cáustica, vitalista, pero cáustica. Jeje!