martes, 15 de enero de 2008

La vida y la sorpresa

Hace ocho meses escribí en algún lugar:

"La sorpresa que rompe nuestros esquemas y nos hace sonreir por dentro nos da la vida. Resignarse a los días similares no está en mi forma de entender la existencia".

Ocho meses después me he dado cuenta de que sorpresas ha habido, pero me siguen sobrando días similares. Gracias a la memoria, vuelvo a rescatar aquella idea de las neuronas dormidas para instalarlo en las que aún se sienten vivas, activas.

Ahora, ocho meses después, añado otra frase a aquella: "el mundo y las personas sólo te sorprenden si tú te dejas". Espero que dentro de otros ocho el balance sea, cuanto menos, excitante.

4 comentarios:

Francisco dijo...

De ocho en ocho meses. Este curioso espacio de tiempo tiene algún simbolismo.

Anónimo dijo...

Me sumo a ese deseo.
Bomarzo

Rocío Mendoza dijo...

El espacio de tiempo, más que simbólico o curioso, es raro, raro, raro.

Anónimo dijo...

tienes razón el truco está tb en dejarse soprender pero de pequeñas cosas:una música,pequeños gestos,..cosas que a la vista no parecen sorprender pero sí te fijas en ellas si que lo hacen..

MARA TORRES blog



te deseo un 2008 lleno de días sorprendentes y con muy poco similares

Saludos