lunes, 28 de enero de 2008

Los tiempos cambian, cambia tu tiempo


Desde de que tropecé con él, Ricardo ha contribuido a reducir mi lista de cosas pendientes de conocer. A esas “cosas” suelo llamarlas descubrimientos. Son ajenos, pero yo me los apropio. Hasta ahora, no se ha quejado.

El último ha sido el Banco del Tiempo. Lo leí en su blog.
Me sorprendió la teoría (y la práctica) de su amiga Ana. El Banco del Tiempo, le llaman. En esta sociedad en la que impera el “tanto tienes, tanto vales”, donde el dinero parece poderlo todo, donde no sabemos dar un paso para alimentar nuestros conocimientos y experiencias sin antes abrir la cartera, el Banco del Tiempo es un alternativa sana. Intercambio de habilidades en una comunidad para dar y recibir dejando a un lado el dinero.

¿Quieres aprender inglés…? Pues buscas a alguien que pueda enseñarte y tú, a cambio, das horas para ofrecer algunos de tus conocimientos.

El único problema que le veía: ¿cómo encuentras a gente que quiera participar en ese trueque?
Me puse a darle vueltas a la idea. Y busqué, como siempre.

Y encontré Kroonos. Internet si para algo sirve y en lo que algo triunfa es en la creación de comunidades. Los padres de la iniciativa han concebido Kroonos como una comunidad de personas ubicadas en medio mundo (casi suman ya mil) que ofrecen y demandan habilidades. En la web, la única moneda de curso legal es el tiempo. Y en ella la gente se busca, se encuentra y comparte, cuando quiere.

Es más, la excusa del “no tengo tiempo” no vale. Las horas que pagas con dinero para que una masajista te quite las contracturas de la espalda las puedes pagar con horas de enseñanza de, por ejemplo, idiomas a esa misma persona. Se trata de invertir el tiempo, pero de otro modo.


Yo me he inscrito. Y mandé invitaciones a cinco amigos (por ahora). Espero que mis cinco amigos se inscriban e inviten a otros cinco y esos cinco a otros tantos. Y esos tantos otros muchos… Para que la cadena de favores sea interminable…

En Kroonos he descubierto que el banco del tiempo es algo más que una buena idea que contar. Me doy cuenta de que es posible más allá de un plano idealista. ¿Lo hacemos realidad? ¿Os seduce la idea? ¿Quién se apunta?

Los interesados, dejen aquí sus correos y ya veré cómo hago para invitarlos (es la única forma de entrar a la comunidad) a todos.

4 comentarios:

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

El tiempo es el material del que estamos hechos.

¿Quienes no tenemos habilidades seremos los parias del nuevo dinero?

Rocío Mendoza dijo...

Qué exitazo de iniciativa!!!! Estoy abrumada! :-0

María Ruiz dijo...

yo quiero que me invites. no tengo ni demasiado tiempo ni demasiado conocimiento, pero haremos algún apaño.

Rocío Mendoza dijo...

A ver, petarda!! Mira en tagorerorrrrrrrrrr
Cada día estás peor...
Y sobre el tiempo... ¡¡pero no habíamos quedado en que habías pasado a la mejor vida de los funcionarios?!!!
Siempre desde el cariño, que conste!
:-p