lunes, 3 de septiembre de 2007

Lectura recomendada



No es el estilo de este espacio. Pero no me pude resistir a incluir este artículo que encontré en uno de los blogs de elmundo.es.

Aquí un extracto:

"Tenemos un problema gravísimo que es el clima. Invertir contra el cambio climático es invertir en futuro. Es estudiar duro durante 15 años para acabar con un título de prestigio que permite a los que lo obtienen, mujeres y hombres, optar por una vida creativa, haciendo leyes o haciendo ciencia, creando empresas o pintando cuadros, innovando en el diseño arquitectónico o en la nano-tecnología, educando personalmente en el arte de la belleza a sus hijos, dejando un mundo distinto al que ellos encontraron, siendo, en fin, seres humanos y no meras máquinas termodinámicas dedicadas, quizás frustradamente, a la reproducción.

Mientras el estudiante estudia, no genera beneficios. Pero luego puede llegar a la cima de la creación. Mientras invertimos en cambio climático el beneficio queda siempre lejos. Pero el mundo en el que invertimos es mil veces mejor que el actual.

Es la familia a los 20 años y el aburrimiento de los 25 a los 75, o la oportunidad de una vida plena, siempre distinta, siempre esforzada, una vida en busca de la verdad y la belleza desde los 30 a los 80.

Agarrarse al carbono es como casarse a los 20: Beneficio hoy y malvivir mañana. ¿Cuidamos nuestro clima?"

Y digo yo: ¿Cuidamos la forma en la que concebimos, emprendemos y vivimos nuestras vidas? ¡¡Cuánta inquietud en tan pocas palabras!!

5 comentarios:

clau-claudio dijo...

Jo! Cómo estamos. Yo cuidaré el medio ambiente. Y reciclaré lo que haga falta.

Rocío Mendoza dijo...

Pues estamos que no pensamos... Dejarse llevar no debe ser siempre la mejor opción.

Javier F. Barrera dijo...

Rocío, vete de juerga y sosiega!!!

Rocío Mendoza dijo...

¡¡Ya me fui ayer!! Y mañana otra vez... Y la del jueves es gorda!!! Ummmm, me están entrando de pronto unas ganas otra vez de un Bombay Saphire con limón.... Jijijijiji!

Antonio dijo...

Pan para hoy y hambre para mañana. Hay tantas partes que alimentar que parece que no nos damos cuenta.

Salud