domingo, 19 de agosto de 2007

Adivina quién manda...

Tras varias semanas de inundaciones en oriente.
Temblores profundos en la espina dorsal americana.
Huracanes en el Caribe.
Y lo que queda por llegar…
Saturada de imágenes de dolor.

Regreso al único pensamiento que siempre me asalta ante una catástrofe.

El hombre, con sus ciencias, se ha empeñado desde que es hombre en luchar contra las leyes de la naturaleza jugando a ser Dios. Con arquitectura de formas imposibles, con sistema de comunicación delirantes, con genética que convierte a los alimentos en todo menos eso, con máquinas perfectas… Algunos lo llaman progreso.

Pero si la Tierra decide un día desperezarse de su sueño de gigante y estirar por dos minutos su esqueleto, la catástrofe vuelve al hombre y sus sueños y sus proyectos y sus progresos en insignificantes muñequitos que se desarman.

Cuando veo el Perú en estos días, sólo puedo concluir en una idea de lo más básica: "Está claro quién manda. La naturaleza tiene y tendrá la última palabra".

2 comentarios:

Comunicación organizacional dijo...

Rocío:

Primero que nada quiero agradecer a mi hermano Luis Olivo la oportunidad que me dio al pasarme la dirección de tu blog.

En segundo lugar y no por importancia, sino para mantener un orden en mis desorientadas ideas, quiero agradecer tus reflexiones cargadas, todas ellas de un sentimiento difícil de encontrar en estos días.

Agradezco tu interés por nuestra luna que todas las noches baña con su luz nuestros países y nos deja ver lo afortunados que somos. Y por supuesto tu gran interés por nuestro medio ambiente que debemos cuidar a como de lugar.

Gracias Rocío.

Rocío Mendoza dijo...

Gracias a ti por tus palabras. Yo también intentaré orientar mis ideas para no dejar de reflexionar.