domingo, 29 de julio de 2007

Máster del universo, universo enredado

La aventura comenzó como todas: con mucho ímpetu y más incertidumbre. Y acabó como todas: con más ganas de aventura.

Alguien que había descubierto el Messenger a los 30 años, y alucinaba cada vez que su hermanito pequeño aparecía en la pantalla de un portátil antidiluviano en forma de conversación (¡¡¡y con foto!!!) en una ventanita espontánea, tenía que hacer algo con su analfabetismo tecnológico.

La investigación personal funcionó, algo, durante un tiempo. Pero había que descubrir más y darle visos de seriedad. Resultado: “Voy a hacer un máster de Periodismo y Comunicación Digital”. Sé algo de periodismo, pero no sabía nada del mundo digital. Sí, ese que dicen por ahí que es el futuro. Lo sea o no, reciclarse o morir. Al final, caí en el IUP allá por octubre de 2006.

Ahora Google ya no está solo en mi lista de buscadores útiles, el señor html ha dejado de ser un perfecto desconocido, gestionar los contenidos de una web no me suena a física cuántica, la sindicación y los podcast me dan los buenos días, grabar, montar un vídeo y colgarlo en un portal dejó de ser el misterio de la cripta y ya no veo la vida en tecnicolor: la percibo en multimedia.

Esto es mucho resumir nueve meses. Nueve meses de a reto por semana. Nueve meses de “no, esta noche no salgo de tapitas que tengo máster”; de “venga J. (es el jefe) acelera que tengo una reunión en el chat virtual a las diez y media”; de “¡mierda! Otra vez se ha ido la conexión ADSL”; de “no puedo más”; de “no llego a la fecha para entregar la tarea”, de “¿mi cuenta tag qué?"; de “¡Uff! Son las cuatro de la mañana, pero el html o yo”; de “hoy no tengo ganas de trabajar… ¿te puedo distraer un poquito?”; de “el ordenador ha muerto, voy a por otro ahora mismo”; de “este módulo de marketing no se termina nunca….”; de “¡joder! Otra vez me he quedado dormida y no llego al juicio”… Y muchas más.

Del trabajo en grupo (mitad americanos, mitad españoles) salió nuestra web de viajes. Atuaire se llamaba. Esta es la última edición (no se pierdan la prosa del limeño Ráez) que hicimos. La verdad, no sé qué será de ella. ¿Se perderá en el ciberespacio?

Mis amigos, compañeros de trabajo, amores, familia y demás seres humanos que me importan se saben mejor el orden de los módulos teóricos y los objetivos de cada tarea que tuve que hacer que yo. No voy a dar las gracias por aguantarme aquí, que suena cursi. Pero vaya mi homenaje más sentido a vuestra paciencia.

Hace escasas horas que eché el último resto. Algo que ha ocupado tantas horas de mi reciente vida no podía quedarse fuera de este espacio.

Ya se terminó, sí. Me llegará un título, me cambió mi forma de comunicarme, de crear, de ver muchas cosas y hasta me cambiará la forma de trabajar. Pero, por encima de todas ellas, me quedo con la más importante: me reencontré con la pasión por el camino.

10 comentarios:

Isabel dijo...

¡Si señor!, como todo lo que haces, esto también lo has hecho con pasión. Me ha recordado a cuando estabas en el colegio y tuviste que hacer un montaje sonoro como si estuvieras retransmitiendo en directo la batalla de Trafalgar, (¿era esa?) ¿te acuerdas?, os pusieron la mejor nota, y la única observación que te hicieron es que se escuchaban caballos de fondo, cuando la batalla fue en el mar… jajajaja. Y lo del ordenador que se te rompió justo antes de entregar un trabajo, te pasó igual en la carrera, con la impresora, en el momento clave el ordenador que compartíamos, tenía que fallar… nosotros (mamá, papá etc) decíamos que eras tanta la energía que desprendías que provocabas cortocircuitos al ordenador... porque a los demás no nos pasaba nunca nada por el estilo, o se solucionaba al momento. Enhorabuena por tanto trabajo, me ha gustado mucho compartir tu master.

Rocío Mendoza dijo...

Sí, era la batalla de Trafalgar. Y cuando me acuerdo de la pieza de radio que nos montamos con 12 años y con el casette de casa lo flipo. Sobre todo por los caballos!!! Nos emocionamos tanto que se nos pasó el detalle. La profesora casi se muere de la risa. Sobre la energía... yo pensaba que era un cuento. Pero, después de la experiencia, me reafirmo en la idea de que algo raro pasa. Hasta hubo apagón en un gran momento de aceleración!! Jejeje. Un beso. Gracias mil.

Paco Olivares dijo...

Es duro y es difícil, pero me alegro de que veas Internet de otra forma y sobre todo que sea una parte importante en tu forma actual de comunicarte.

...bienvenida a la APDA.

Rocío Mendoza dijo...

Gracias Paco... Por todo.

Anónimo dijo...

Navengando por la red me he topado con tu blog. Primeramente darte la enhorabuena por la finalización de tu " Master del universo". Segundo darte la bienvenida a un mundo en el que el ordenador se transforma en una prolongación de tu propio cuerpo. Y es que guste o no, el contacto con las nuevas tecnologías engancha. Posiblemente porque es una especie de caja pandora en la que cabe todo. Nosotros nos imponemos los límites, límites que en la mayoría de los casos se transforman en retos personales.

Nuevamente darte la enhorabuena. Inevitablemente echarás de menos esa presión de entrega de tareas porque en ellas descubrías lo que eras capaz de hacer.Superar límites que nos imponemos nosotros mismo ante el miedo a lo desconocido. ¿ Quién me iba a decir que ahora me dedicaría a la edición no lineal? ¿ Quién me diría que la percepción visual se transformaria en una nueva vía?

En mi caso personal, le he tomado tanto cariño a esto de la red que mi tesis va dirida al entorno digital.

Sin más, espero que pases un feliz verano.


Un saludo de una antigua alumna de IUP y ex-compañera.

Paco Torres dijo...

¡¡¡Enhorabuena, masterísima!!! Que disfrutes de este mundillo, que a algunos nos tiene atrapados de sol a sol.
Un abrazo de uno de los lectores de 'A tu aire'...

Javier F. Barrera dijo...

Sé de lo que hablas y sé lo que hiciste el último verano.

Yo soy de la primera promoción del Máster IUP y Pacolivares, Sofía, Ana, José y resto de profes me cambiaron mi forma de ver la comunicación, el periodismo allá en el siglo pasado.

Siempre se lo agradeceré.

Si no fuera por ellos y por unas cuantas cosas más pienso que o hubiera dejado esto del Periodismo o... yo que sé.

Sin embargo, ahora me gusta más que nunca el Periodismo y me divierto mas que nunca.

Joven Padawan dijo...

Si las personas que tienen cosas que contar -y tú las tienes a raudales- sólo necesitan las herramientas para poder contarlas. Te acabas de comprar medio Leroy Merlin... ahora échale arte y salero.

Rocío Mendoza dijo...

¡Hombre! Pero si es 'Towers' Que sigo tu blog eh? No te despistes...

Anónimo dijo...

Voy con retraso pero los cambios siempre son difíciles y se me acumuló el nuevo trabajo.
¡POR FIN!!!!!!!! Me ha encantao compartir contigo el super master del uninverso pero me ha encantado mucho más comprobar, este fin de semana, que te hemos recuperado para la vida normal. Ale, a seguir bien. Bsos