viernes, 27 de julio de 2007

Homenaje a las raíces semánticas

Hacía una pechá de caló. De la silla a la piltra, de la piltra al sofá. Tenía una enritación encima de no te veas. Yo quería callejear pero ná. Así que estaba alinquidoi de que alguien me llamara pa darnos un garbeo. Mientras esperaba, me preparé un plato de chícharos, que la bartola no para de crecer. Y nadie me llamaba. Tol mundo está de un siesomanío últimamente…

Así que me dio la avenate y, a to meté, me duché, me puse el coco y me fui a la calle. Antes, tuve que aplastar una volantona que me encontré en el pasillo. Le dije: ¡Jopo curiana! Pero no me hizo caso, así que… ¡Zas! Pisotón.

Salí a la calle y me encontré con los típicos chusmones de mi barrio. Qué pesaos son. Uno, que estaba to engorilao, me quería meté la bacalá… Que dame de esto, que si venga paya… Pero yo pasé tres kilos y me fui pa otro lao. Me dije: “La noche está perita, así que me voy a pillar una pea sea como sea”.

Me fui al garito de siempre, donde mis junteras suelen estar calimocho va calimocho viene… Cuando llegué, el sitio estaba petao. Hasta que los encontré. “¡Muerde! Si es la Mendoza…”, dijo uno de los gilaos que siempre andan por allí con tono espaventao.

Y allí pasamos un ratillo encondi. En el bar ese siempre hay de todo tipo de peña: guiris, merdellones y merdellonas, niños que parecen que están de piarda, tarajanos, pilinguis, gente con jallares, gente tiesa… Olía a zorruno, parecía que se había roto una madrivieja o algo así… pero yo lo pasé perita y me marqué tres rumbas. Al final, el ampamplao del camarero, que tiene una maquinilla del año de la pera, se equivocó con la dolorosa. “¡Vieo! Tas pasao tres pueblos no? Me vas a dejar sin perraje esta noche!”, me quejé.

Cuando ya me iba, se me acercó un suavón. ¡Qué jartura por dios! Al principio me dio canguelillo, pero al final lo miré y pa quitármelo de encima le dije to borde: “Anda, anda, súbete la portañica que estás haciendo el ridículo!

Llegué a mi casa guarnía. Pero se me pasó la enritación.

P.D.: ¿Han entendido algo los que no son malagueños?

6 comentarios:

Aldo dijo...

un poquillo nada más...por ejemplo..."la dolorosa"...esa es dolorosa en Madrid y todo el mundo!!!ja ja ja

Rocío Mendoza dijo...

Bueno, "la dolorosa" no es una palabra malagueña... en cuanto a "aliquindoi" "curiana" o "perita"... es otra cosa.
De todas formas, vosotros los mexicanos tendréis miles de palabros del estilo... A ver si nos enseñas algunos por aquí.
Una abrazo

Anónimo dijo...

De premio
JFB

isabel dijo...

Pues si,hay palabras que te vienen que ni pintadas, sobre todo cuando los vecinos de arriba se pelean a voz en grito y pienso "¿de dónde habrán salido este par de merdellones?"

Verónica Carmona dijo...

Toy guay canía, ma gustao tela.

;-)

Contrapunto dijo...

Esta entrada me ha "trascalao" por completo.
esta es de Huelva.

Un saludo.